viernes, 3 de noviembre de 2017

El niño que robó el caballo de Atila de Iván Repila



Título: El niño que robó el caballo de Atila
Autor: Iván Repila
Seix Barral, 2017
144 páginas.






El argumento de El niño que robó el caballo de Atila me llamó mucho la atención. Junto a ese título tan largo y esa portada minimalista, algo me decía que en ese pozo me encontraría una historia de las que dejan huella. Y así ha sido.

La novela empieza con los dos hermanos en el fondo de un pozo, atrapados. Jamás sabremos sus nombres, se definen por su relación: el Grande y el Pequeño. En cuanto abres el libro, te ves dentro de ese pozo, con ellos; compartiendo su hambre, sus miedos, su angustia. Adentrándote en su locura, el tiempo corriendo en tu contra, los bichos (convertidos en su única comida) acabándose, esperando una lluvia que los salve de la terrible, agónica, inaguantable sed; esperando que el plan del hermano mayor no sea una locura y que puedan escapar de ahí. Deseando salir de ese pozo, anhelando por que no sea demasiado tarde.

Es un libro duro, muy duro. A medida que vas avanzando, te va desgarrando un poco más. La relación de esos dos hermanos te inspira ternura y tristeza a partes iguales.

"Es la idea de que tú mueras lo que hace tan pequeño al mundo".


A pesar de ser un relato desgarrador y de que te encoja el corazón, transmite esperanza. En su situación, aflora lo mejor y lo peor de ellos. El instinto de supervivencia los vuelve más fuertes de lo que creían que alguna vez tendrían que ser, mientras el miedo más profundo (más allá del hambre, más allá de la muerte) se va instalando en ellos cuando el pequeño empieza a perder la cabeza: ¿y si dejo de ser yo, de reconocerme? ¿Y si la locura me atrapa entre sus garras y nunca más me suelta? ¿Y si el mundo se acaba reduciendo a este pozo, a estar enterrado en vida, mientras mi mente se escapa de mi cuerpo?

Decir que un libro tan duro te ha gustado parece sinónimo de reconocer que eres un poco masoquista. Y tal vez sea así, porque El niño que robó el caballo de Atila me ha gustado mucho. Me ha removido por dentro y ahora ese pozo, esos niños, su lucha, su amor, pasarán a formar parte de mí. Una novela muy muy recomendable, de las mejores que he leído este año.

La única pega que le pongo al libro (y que es algo que he notado al terminar la lectura más que cuando lo estaba leyendo) es que, en algunos momentos, cuando el hermano pequeño está con una de sus locuras, no parecen las palabras de un niño, sino de un adulto. Que sí, que la locura se ha apoderado de su mente y no es él mismo, pero aun así…


La novela se titula así por una historia que cuenta el hermano pequeño. Escalofriante el final de ese relato, cómo la ficción y la realidad se dan la mano y te muestra cuán cruel puede llegar a ser una persona. Imperdonable lo que algunos seres humanos son capaces de hacer.

Me faltaría hablar del final. Obviamente no voy a hacerlo, sería destripar el libro. Sólo voy a decir que me ha gustado mucho, aunque me haya dejado con ganas de más (o precisamente por eso).

El niño que robó el caballo de Atila no te dejará indiferente. Y no serás el mismo una vez que lo hayas leído. Menos de 150 páginas que te agarran desde el primer momento y no te sueltan ni siquiera cuando ya has terminado el libro. Aún sigo en ese pozo.


14 comentarios:

  1. Ahora mismo no es una historia que me apetezca mucho, de momento lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Creo que no tengo yo estómago ahora para esta historia,aún así la voy a apuntar porque más adelante igual me animo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Woooooow! Mariángeles, este libro es una bomba, y lo digo solo leyéntodte así que cuando lo lea no se que pasará...uf. Me gusta. Me lo llevo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Parece muy angustiosos pero me has dejado con la cosa. Yo también pienso que soy masoca porque los libros que más me gustan son los más duros, pero la verdad es que me gustan los libros que me hacen sentir mucho ya sea bueno o malo ese sentimiento. Besos

    ResponderEliminar
  5. Si ya leyendo tu reseña me he agobiado no quiero ni pensar lo que lo haría leyendo el libro y menos ahora que no estoy para lecturas tan duras; así que de momento no me lo llevo pero tu reseña sí, me ha encantado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Ayyyy, me parece que no, pese a todo lo que te ha gustado. Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues yo debo ser muy masoquista... Me lo voy a apuntar, no para ahora porque no estoy yo para estas lecturas, creo que no podría, no ando muy allá, pero sin duda para otro momento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me lo llevo, pero para más adelante Teresa que estoy blandita..
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Anotado para mi lista para las próximas semanas. Me encantan las historias remueven y no dejan indiferente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. A la espera de ponerme con él, espero no tardar :-) Un besote!

    ResponderEliminar
  11. Soy otra masoquista porque me gustan las historias duras porque dejan huella y de ellas se aprende. Tengo que hacerme con este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No es momento para este libro, lo dejo en stand by.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...