miércoles, 12 de febrero de 2020

La chica salvaje de Delia Owens


La primera vez que oí hablar de La chica salvaje fue a Mónica, y pensé que era una novela que tenía que leer. Cuando mi padre me dijo que había sido una de sus mejores lecturas de 2019, supe que debía leerla ya y no dejarla en la lista de pendientes por más tiempo, así que se la pedía prestada y fue la novela con la que comencé el año. Y qué gran libro, he empezado 2020 por todo lo alto.



Título: La chica salvaje
Autora: Delia Owens
Traducción: Lorenzo F. Díaz
Ático de los libros, 2019
384 páginas
Tapa blanda
ebook: 8,54 €





SINOPSIS
Durante años, los rumores de la existencia de la Chica Salvaje han perturbado la vida de la pequeña localidad de Barkley Cove, en Carolina del Norte. Sin embargo, Kya no es como la describen, sino una joven sensible e inteligente que ha sobrevivido en soledad en las marismas, con la naturaleza como única acompañante y amiga. 

Pero, ahora, algo en Kya ha cambiado: ansía amar y ser amada, ver qué hay más allá de sus conocidas ciénagas. Con la llegada de dos jóvenes del pueblo a las marismas, la Chica Salvaje experimentará una nueva libertad, hasta que un terrible e inesperado suceso hará que sus secretos salgan a la luz.

MI OPINIÓN 
La historia se desarrolla en dos tiempos: El primero, en 1952, cuando Kya, la protagonista, tiene seis años y su madre se va, dejándolas a ella y a sus hermanos con su padre, un hombre alcohólico y violento que les da unas palizas brutales. Los hermanos también se van y se acaba quedando ella, la pequeña, sola con su padre. La otra línea temporal es en el presente, en 1969, cuando Chase aparece muerto y sospechan que su muerte no ha sido un accidente. ¿Qué pasó con la pequeña Kya? ¿Qué relación tiene ella con la muerte de Chase? Y así, con esos dos saltos temporales, vamos conociendo a Kya y viéndola crecer.



Kya está aislada (vive en una marisma, lejos del pueblo), y las gaviotas y la propia marisma acaban convirtiéndose en su familia. Para los habitantes del pueblo, Kya es y siempre será la chica salvaje: va descalza y sucia y nunca ha acudido a la escuela. Y sí, Kya es una chica salvaje y solitaria, pero con una vida interior y una sensibilidad extraordinarias.

La autora, Delia Owens, nos transmite a la perfección lo que supone la vida en la marisma, el amor de Kya por la naturaleza, su soledad y aislamiento, su anhelo porque su madre vuelva, por crear lazos con otras personas, por amar, por ser amada. El dolor por sus pérdidas y la sensación que tiene de ser abandonada por los demás los vuelves tuyos. Sientes su soledad, se vuelve un ente sólido al que puedes tocar y sentir. Entiendes su miedo a conectar con los demás al mismo tiempo que ansía esa conexión que mitigue su soledad.

Es imposible conocer a Kya y no dejarte cautivar por ella, cogerle mucho cariño y desear ser su amiga. Todo esto mezclado con el misterio del principio: ¿Quién es Chase? ¿Qué relación tenían él y Kya? ¿Ha tenido algo que ver Kya con su muerte? Y vamos avanzando en la historia hasta que el pasado alcanza al presente y conocemos a la Kya joven, que ya ha dejado de ser una niña, y asistimos a ese angustioso presente en el que no sabemos qué le va a pasar. Y ese final me ha hecho pensar y reflexionar mucho, pero aquí no es el sitio para hablar de ello, porque os desvelaría el final.



La chica salvaje es una novela sobre la soledad, sobre el amor, sobre la necesidad del ser humano de conectar con otras personas y de crear lazos. También es una oda a la naturaleza, las páginas desprenden amor por toda la flora y fauna que existe en esa marisma tan querida por Kya y tan irrelevante y desconocida por los demás. La relación de Tate y Kya me ha gustado muchísimo: cómo se conocen, cómo la enseña a leer y le abre todo un mundo de posibilidades; cómo conocen el amor, cómo él la apoya dándole alas para volar y ser independiente, cómo sus miedos se interponen entre ellos, cómo sufren y maduran por las decisiones que van tomando. 

Como pega, me costó un poco meterme en la historia (creo que me influyó comenzar el libro en plena vorágine de las Navidades), pero en cuanto lo hice, conecté con Kya y ya no quería salir de su mundo. La chica salvaje es un libro precioso que os animo a descubrir: espero que os conquiste como hizo conmigo.

«Finalmente, se dobló sobre sí misma, jadeó y cayó de rodillas. Maldijo su cansancio. No podría sollozar mientras gritara. Pero nada podía detener esa abrasadora vergüenza, esa aguda tristeza. Estaba allí movida por la simple esperanza de estar con alguien, de ser deseada, de que la tocaran. Pero esas eran manos apresuradas que solo tomaban, que no compartían ni daban».



12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí que lo es. Debería haberte dicho que había perdido el libro y esconderlo en mis estanterías 😂😂

      Eliminar
  2. Yo también leí la reseña de Mónica y me la apunté; viendo que a ti y a tu padre os ha gustado mucho, sube en la lista para ser leída lo antes posible.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, esa lista interminable que no deja de aumentar, jajaja. Ya me dirás cuando lo leas.
      Besos.

      Eliminar
  3. Daddy Pedro tiene razón; para mí también fuera de mis mejores lecturas del año pasado, es fabulosa, soberbia.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, es fabulosa. Me encantó la manera de la autora de transmitir y emocionarte.
      Un beso 😘

      Eliminar
  4. Ya cuando supe de su existencia me llamó mucho la atención. Besos.

    ResponderEliminar
  5. La editora de esta novela contó la historia sobre como se hizo con los derechos para publicarla aquí en España y fue muy curioso todo lo que nos contó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante. Pero no nos dejes así, ¡dinos qué os contó!

      Eliminar
  6. No conocía esta novela, podría gustarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final te animas a leerla, ya me dirás qué te parece.
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...