martes, 22 de enero de 2019

La sociedad de la Libélula de Ana González Duque

¡Hola! Hace mucho que no me paso por aquí ni os hablo de mis lecturas (dos meses para ser exactos), pero necesitaba un parón. Si me seguís desde hace tiempo, creo que no os va a extrañar mucho, de vez en cuando me pasa. En vez de parones lectores, tengo parones "blogueriles". 

Pero ya vuelvo por estos lares, con muchas ganas, además. Y con la reseña de una novela que me gustó muchísimo, y que quería compartir con vosotros: La sociedad de la Libélula, de Ana González Duque.

Cuando oí hablar por primera vez del libro (os dejo aquí el hilo de la autora hablándonos de los personajes y donde podréis ver ilustraciones de los cuatro protagonistas), fue amor a primera vista. ¿Una escritora actual trasladándose al mundo imaginario ideado por ella en su mente? ¿Metaliteratura más fantasía? Sí, lo necesito en mi vida.  Y las expectativas se cubrieron con creces.



SINOPSIS

Cuando «La Sociedad de la Libélula», la mayor editorial de fantasía del país, abre sus puertas a nuevos autores, Isabel decide probar suerte. Siempre había considerado que perderse en un buen libro era una actividad placentera.

Hasta que conoce a Melchor Malatar, el editor jefe de La Sociedad, inventor de un trasladador que permite a los escritores vivir sus propias historias. Desdibujar las fronteras entre ficción y realidad no tiene tanto encanto como Isabel había creído, sobre todo cuando se sumerge en un mundo helado y agonizante, poblado de razas extrañas, en el que su vida corre grave peligro.

Un escritor desaparecido, un homicidio y un amor que desafía todas las normas impuestas se entrelazan en una trama que Isabel deberá recorrer en busca de un final feliz capaz de salvarla.


MI OPINIÓN

Si tuviera que deciros qué me ha gustado más, si la historia (o más bien las historias), cómo estas se entrelazan entre sí, los personajes, la prosa, Anisóptera… creo que no me quedaría con nada de ello. Y no porque no me haya gustado. Al revés, todo me ha encantado, pero creo que lo que más me ha fascinado es la manera de introducirnos la autora en la historia. Te mete de lleno en este mundo nuevo, y de pronto te encuentras con un rompecabezas; pero no te da todas las piezas de golpe, no: las va dosificando. Te falta información, pero no estás perdida. Y a medida que una pieza encaja, y otra, y otra, vas haciéndote un mapa mental hasta que queda totalmente definido.

Me parece algo muy difícil de lograr: Que te metan de golpe en un mundo imaginario, que lo vayas descubriendo poco a poco, que sepas que hay datos que ignoras y que impiden que te hagas una imagen completa del puzle y que, aun así, no te pierdas. Que la historia te enganche, que quieras saber más y más, que la trama tenga giros que te sorprendan (aunque otros los veas venir), que llegues al final queriendo continuar un poco más con los personajes. ¿Qué mundo es éste? ¿De verdad existe sólo en la mente de la escritora? ¿Quiénes son estas criaturas extrañas? ¿Qué va a pasar con ellos?



Mucha gente no lee libros autopublicados porque, al no haber pasado por la criba de una editorial ni, presumiblemente, por un editor/corrector, piensan que es un libro inferior, que tendrá menor calidad o más erratas. En algunos casos puede ser, no digo que no. Pero en muchísimos otros casos esto no es así. Y con La sociedad de la Libélula no se echa en falta en absoluto la labor de una editorial (si acaso en el marketing, pero ese es tema aparte): La trama de la novela está pensada hasta el último detalle, la prosa está muy cuidada y se nota que hay un gran trabajo de corrección detrás de la novela. Y no hablemos ya de la portada y la contraportada, una auténtica maravilla.

El libro combina cuatro tramas de forma paralela, le añade fantasía, lo adereza con metaliteratura, le incorpora un poco de misterio, lo guisa con unos personajes perfectamente construidos (y maravillosos) y lo condimenta con una gran prosa. El resultado de esta receta es un plato delicioso, que he saboreado y degustado con muchísimo gusto, acompañado de una taza de té bien caliente, para no contagiarme del frío helador de Anisóptera, el mundo fantástico al que se transporte la protagonista de la historia (y a nosotros con ella). 


Como veis, no he hablado nada de la trama de la novela, pero porque creo que es mejor que descubráis Anisóptera y La sociedad de la Libélula sin saber mucho, y que os dejéis sorprender por lo que os aguarda en su interior, si es que os pica el gusanillo después de leerme. Si aún así necesitáis saber un poco más para terminar de animaros, os recomiendo que paséis por la magnífica reseña que ha hecho Mónica Serendipia sobre la novela (podéis leerla aquí).

PD. De todos los mundos imaginarios que pueblan en tu interior, si tuvieras un trasladador como la protagonista, ¿a cuál querrías trasladarte y vivir en él no sólo en tu mente? Y si por un casual no sueñas con otros mundos, ¿qué libro sería tu elegido para traspasar sus páginas y volverlo realidad por un momento?


FICHA TÉCNICA

Título: La sociedad de la Libélula
Autora: Ana González Duque
Autopublicado, 2018
314 páginas


9 comentarios:

  1. Yo no suelo leer mucha fantasía, pero este libro lo leí y me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los libros autopublicados porque a veces aparecen joyas. Este tiene muy buena pinta ;)

    ResponderEliminar
  3. Que bueno volver a tenerte por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo compré para Navidad, fue un flechazo en la librería y me enamoré hasta la médula al leerlo 😍
    Me ha encantado leerte.

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. ¡Te echaba de menos! Pero viene bien descansar un tiempo, eso seguro. A veces, ando un poco agobiada por todo el tiempo que me ocupa el blog, pero me gusta tanto hablar de libros y compartir lecturas que sé que no podría dejarlo por mucho tiempo (como te ocurre a ti).
    Me encanta tu reseña porque no destripas nada de la trama. Recuerdo que cuando escribí la mía pensaba justo eso, que no quería contar demasiado, y tú lo haces genial. Y también me gusta mucho que señales la facilidad con la que Ana nos sumerge en Anisóptera porque no creo que sea nada fácil y además lo hace bien y sin saturar, ¿verdad?
    ¿A qué mundo me trasladaría? Pues de adolescente te hubiese dicho que al País de las Maravillas, de Carroll, porque me encantan sus situaciones excéntricas y sinsetidos, pero creo que ahora me iría a un lugar más tranquilito donde poder seguir leyendo, a la isla de Robinson Crusoe, pero solo un par de horas cada día XD Besos

    ResponderEliminar
  6. Me has dejado con muchísimas ganas de meterme de lleno en este mundo mágico de la novela. La tengo que leer sí o sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. YO desde luego optaría por montar en escoba y estudiar en Howards, jajaja aunque el mundo de Eragón y Saphira también me llama. EN fin, este es de los mios ¿no? Tomo buena nota y a ver si lo consigo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Mira que no paras de tentarme con esta novela. Algún día te haré csdc.

    ResponderEliminar
  9. Pues me has convencido, me gusta mucho lo que cuentas, me parece que podría gustarme
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...